El retorno de los brujos

Blog dedicado al mundo del libro "el retorno de los brujos" de LOUIS PAUWELS – JAQUES BERGIER Autor: Poli Flores.

Sunday, April 02, 2006

Palabras de Louis Pauwels sobre el libro y Berguier


Este libro, como ya he dicho, debe mucho a Jacques Bergier. No solamente en su teoría general, que es el fruto del matrimonio de nuestras ideas, sino también por su documentación. Todos los que han conocido a este hombre de memoria sobrehumana, de curiosidad devoradora y —lo que es aún más raro— de presencia de espíritu constante, me creerán si les digo que un lus­tro al lado de Bergier me ha ahorrado veinte años de lectura activa. En su cerebro poderoso funciona una bi­blioteca formidable: la elección, la clasificación, las más complejas conexiones se producen en ella con rapidez electrónica. El espectáculo de esta inteligencia en movi­miento ha provocado siempre en mí una exaltación de
las facultades, sin la cual me hubiese sido imposible la concepción y la realización de este libro.
En un despacho de la calle de Berri, que un gran impresor puso generosamente a nuestra disposición, reunimos gran cantidad de libros, de revistas, de boleti­nes y de periódicos en todas las lenguas. Una secretaria escribió al dictado millares de páginas de notas, citas, traducciones y reflexiones. En mi casa, en el MesnilleRoi, proseguíamos todos los domingos nuestra conver­sación, interrumpida por lecturas, y, por la noche, con­signaba yo por escrito lo esencial de nuestra charla, las ideas que habían surgido de ella, las nuevas rutas de in­vestigación que nos había inspirado. Cada día, durante cinco años, me senté a mi mesa al amanecer, pues después me esperaban largas horas de trabajo en el exte­rior. Dado el estado de las cosas en este mundo al que no queremos eludir, la cuestión del tiempo es cuestión de energía. Pero hubiésemos necesitado otros diez años, muchos medios materiales y un numeroso equi­po para enfocar debidamente nuestra empresa. Quisiéramos, si un día disponemos de algún dinero, arranca­do aquí y allá, crear una especie de instituto en el que prosiguieran los estudios apenas esbozados en este li­bro. Espero que estas páginas nos ayuden a lograrlo, si es que tienen algún valor. Como dice Chesterton, «la idea que no trata de convertirse en palabra es una ma­la idea, y la palabra que no trata de convertirse en ac­ción es una mala palabra».

0 Comments:

Post a Comment

<< Home